M E N U

 
inicio
presentación
preguntas
terapia
autoayuda
contactar
noticias
 
 
946 033 246
629 245 728

[euskara]

DISLALIAS

Dentro del campo de los trastornos del lenguaje destacamos por su relativa frecuencia, especialmente en la edad escolar, los problemas de articulación de alguno o varios sonidos, debidos en su mayoría a que el niño no coloca correctamente los órganos de la fonación (labios, lengua, dientes...).

No hay que confundir estas dislalias funcionales con las denominadas dislalias evolutivas, problemas de pronunciación que forman parte del desarrollo normal del niño. Es a partir de los 4 años, si estas dificultades persisten, cuando conviene iniciar un tratamiento directo de la articulación.

También hay que distinguirlas de las dislalias orgánicas, ya sean producidas por lesión cerebral (disartrias), por malformaciones de los órganos del lenguaje (disglosias), o por pérdidas auditivas (hipoacusias).

Los errores dislálicos más frecuentes suelen ser: sustitución, distorsión, omisión e inserción.

Se produce una sustitución cuando el niño reemplaza un sonido consonante correcto por otro incorrecto. Por ejemplo, el sonido /r/ se reemplaza por /d/ y el niño dice "quiedo" por "quiero".

Cuando se produce una omisión, el sonido desaprace por completo de la palabra. Hay niños que dice "colate" por "chocolate" o "tenteo" "por tintero".

La inserción consiste en la agregación de un sonido a una palabra. Así, el niño puede decir "gusar" por "usar", o "arrascar" por "rascar".

Puede definirse la distorsión como el error que no deriva de una sustitución definida y cuya incorrección se debe a una mutilación, falta de claridad o a un descuido que da origen a un sonido débil o incompleto. El ceceo lateral que afecta al sonido /s/ constituye una distorsión.

[volver]