M E N U

 
inicio
presentación
preguntas
terapia
autoayuda
contactar
noticias
 
 
946 033 246
629 245 728

Por qué se enganchan al juego los ludópatas

11 de Junio de 2010.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Cambridge ha desvelado que el cerebro de los ludópatas (adictos al juego) reacciona más intensamente ante la situación de perder por poco que el de los jugadores normales (no adictos al juego). El hallazgo podría ayudar a explicar por qué los ludópatas siguen apostando dinero a pesar de seguir perdiendo.

En el estudio se escaneó el cerebro de 20 jugadores usando resonancia magnética funcional por imágenes mientras jugaban con una máquina tragaperras. Los hábitos de juego de los participantes variaban desde los normales hasta la adicción severa al juego.

El Dr. Luke Clark, investigador principal del estudio, comprobó que las partes del cerebro implicadas en el circuito de recompensa, es decir los centros de dopamina, estuvieron más activos en los ludópatas que en los jugadores ocasionales.

Durante el experimento, los voluntarios jugaban con una máquina tragaperras con dos ruedas giratorias de imágenes, y ganaban 50 peniques cuando coincidían dos de ellas. Si las imágenes no coincidían, el jugador perdía, pero cuando las ruedas se detenían a una imagen de coincidir, el hecho se consideraba "perder por poco".

El Dr. Clark descubrió que cuando se perdía por poco, se activaban las mismas vías cerebrales que cuando se ganaba, a pesar de que no se obtenía un premio económico real, y que esta reacción era más fuerte en los jugadores que tenían más síntomas de adicción al juego.

Los resultados de este estudio sugieren que el perder por poco puede provocar una respuesta de dopamina en los jugadores más adictos, a pesar de no ganar un premio económico real. Si estos subidones de dopamina promueven la conducta adictiva, esto podría ayudar a explicar por qué a los adictos al juego les resulta tan difícil abandonar su adicción.

La dopamina, un neurotransmisor, desempeña un papel importante en señalizar "recompensas" como el dinero o la comida que nos resulta muy sabrosa, y el sistema de la dopamina está también implicado en el mecanismo de la drogadicción.


Fuente: Noticias de la Ciencia y la Tecnología

[volver]