M E N U

 
inicio
presentación
preguntas
terapia
autoayuda
contactar
noticias
 
 
946 033 246
629 245 728

El deporte beneficia a los niños hiperactivos

3 de febrero de 2011.

El deporte constituye una actividad socializadora clave para el desarrollo infantil. No sólo ayuda a mejorar las ahbilidades sociales fundamentales para un sano desarrollo emocional, sino que al realizar ejercicio físico se libera endorfina, una sustancia química producida por el cerebro y que reduce la tensión y mejora el bienestar.

Sin embargo, algunos deportes, en especial los que requieren un trabajo en equipo, suelen ser tan desafiantes para los niños con TDAH, que todas estas ventajas pueden desaparecer. Los deportes individuales, como las artes marciales, resultan mejores para estos niños. De hecho, para ellos es más fácil concentrarse cuando tienen un contacto directo con su entrenador. Y aunque estos deportes sean individuales, siguen obteniendo muchos de los beneficios sociales de estar en un equipo, ya que con frecuencia son entrenados en grupos con otros niños, y sólo el esfuerzo y la instrucción son individuales.

Muchos padres inscriben a sus hijos con déficit de atención en cursos de artes marciales recomendados por médicos o psicopedagogos. Estos profesionales aseguran que incrementa la autoestima, mejora los problemas de conducta y la falta de concentración.

Las actividades como el kárate o el taekwondo incluyen el rol de un modelo (el instructor), instrucciones claras e interacción con los compañeros, así como un absoluto control mental y físico. Los movimientos son suaves y existe un elemento de meditación que apela al control de uno mismo. Además, los profesores instruyen más de lo que entrenan, demuestran gradualmente al niño cómo hacer algo paso a paso, con lo cual hay poca oportunidad para la distracción.

Otra de las ventajas de las artes marciales tiene que ver con el uso de rituales, como el de reverenciar al instructor. Los rituales son positivos para los niños con TDAH, ya que producen un comportamiento automático. Además, las artes marciales pueden contribuir a que los niños incorporen rituales en otras áreas de sus vidas. Lo que ayuda a establecer rutinas en el día a día de un niño con déficit de atención.

Fuente: Padres y Colegios

 

[volver]